Señor Director:

Hace unos años, en 2010, el mundo entero estuvo pendiente de Chile, una nación que, contra todos los pronósticos pesimistas, logró rescatar a los 33 mineros que pasaron 69 días atrapados bajo tierra. Ese acto fue un símbolo de todo lo que ese país, pequeño y lejano, puede entregar al mundo.

La hazaña de los 33 no es un acontecimiento único en la historia de Chile. En todo el planeta somos muchos los que miramos con admiración el hecho de que, a pesar de las incontables presiones que ha sufrido, Chile no se haya dejado vencer por la oscuridad del aborto, y se alce como un ejemplo para el mundo. Además, ese país ocupa un lugar de liderazgo en el Hemisferio Occidental por sus bajas tasas de mortalidad materna y, con el programa “Chile crece contigo”, nutre y apoya a los niños desde la concepción hasta los 5 años. En suma, Chile entrega un lugar seguro para vivir, tanto a la madre como al niño.

Pero una luz, por muy brillante que sea, siempre puede apagarse. Quienes en todo el mundo admiramos el ejemplo chileno, vemos hoy con preocupación que las presiones internacionales aumentan, y que la Presidenta Bachelet y un buen grupo de legisladores desorientados pretenden incluir al país en lo que llaman el “mundo moderno” a través de la legalización del aborto. Su retórica es la de siempre: promover esta práctica “sólo” en tres causales “excepcionales”, pero la evidencia internacional comparada muestra, sin excepciones, que se trata solo de un paso hacia una permisión mucho más amplia de la muerte de miles de niños inocentes.

Nos parece muy importante que Chile no se rinda, que esa luz no se apague. Hoy se trata de salvar no a 33 personas a 700 metros bajo tierra, sino que a una multitud de pequeños chilenos y chilenas, permitiéndoles ser acogidos en el vientre de sus madres, y ayudándolas a ellas a superar las dificultades que enfrentan en sus embarazos, sin elegir la solución antihumanista de la muerte.

Richard Stith
Profesor, Facultad de Derecho
Valparaiso University
Indiana, EE.UU.

Christine de Marcellus Vollmer
Presidenta, Alianza Latinoamericana para la Familia
Venezuela

John Smeaton
Jefe ejecutivo, Sociedad para la Protección del Niño No-Nacido
Reino Unido

http://impresa.elmercurio.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2016-09-26&dtB=26-09-2016%200:00:00&PaginaId=2&bodyid=1